El rincón del rojiblanco

Blog deportivo para hablar de fútbol, ciclismo y otros deportes

Posts Tagged ‘Saúl

Contra el Barça, el estilo no se negocia

leave a comment »

El Atlético de Madrid empató ayer contra el Barça, en la primera visita del equipo culé al Metropolitano. Hubo tablas en un partido tremendamente mediatizado por la situación política del país, se llenó el Wanda (que dicen que ya no es tan rico) de banderas españolas por la visita del equipo catalán. Personalmente, me gustó mucho más el ambiente del día de la inauguración, con esa maravillosa inmensidad de banderas rojiblancas, cada uno tiene sus gustos.

Se repartieron los puntos rojiblancos y azulgranas en un partido típico del Atleti de Simeone contra los grandes, y este Barcelona de Valverde lo es. Inicio fulgurante del Atleti, ocasiones y gol, a partir del tanto, filas atrás, defensa y tratar de salir a la contra. Es paradójico que el Atleti, en la mejor época de su historia, ejecute de manera tan mediocre una de sus armas históricas, el contraataque. A partir de Enero se supone que eso cambiará. Al final el Barça se hizo con el partido y empató, como suele pasarle a Simeone en liga. Justo lo contrario de lo que pasa en Champions, donde el plan suele salirle a la perfección.

Salió el Atlético con su 11 de gala, sin 9 claro y con Correa en la delantera, tirando de experiencia después de la derrota ante el Chelsea,
con Gabi en lugar de Thomas.
Empezó el partido con una jugada de Messi, que estuvo a punto de provocar infartos en las gradas del flamante estadio. Un espejismo en la primera parte, ya que el Atleti se hizo con el partido, un robo de Correa, que asistió a Griezmann, terminó con un disparó del Principito que despejó muy bien Ter Stegen.
Una fantástica jugada de Griezmann, con caño incluido a Piqué, la detuvo Ter Stegen en una parada digna del mejor Barrufet.

Seguía el Atlético dominando, una jugada de las que gustan a los auténticos amantes del fútbol, de esas que al día siguiente se admiran en los medios por el gran número de pases realizados de un lado a otro del campo, acabó con un balón de Carrasco a Saúl, que disparó ajustadísimo al palo desde fuera del área y nada pudo hacer el buen portero blaugrana, estalló el espectacular nuevo feudo rojiblanco.

Es Saúl un jugador que no para de crecer, abarca una gran extensión de campo, tiene calidad individual y colectiva, sabe pasar, disparar y cabecear, realizó un gran partido en Roma y falló el 0-1 cuando el partido agonizaba.

Es además Saúl un jugador que gracias a todas esas cualidades, marca goles muy bonitos, y que parece que es famoso sólo por ello. Curiosamente, es un jugador que dicen está infravalorado, los mismos que dicen esto son los que hablan de otros jugadores cuando el alicantino realiza Champions y Europeos espectaculares.

El Atleti se adelantó y cerró filas, Saúl y Gabi se multiplicaban en la labor de frenar a Messi antes de llegar al área. Savic y Godín despejaban todo cuando el balón llegaba a ella. Frenado Messi, el Barça apelaba a Suárez y a lo que puede ofrecer Iniesta, muy poco para una primera parte que Oblak vivió plácidamente.

Llegó el descanso con el Atleti pareciéndose al que elimina al Barça de la Champions más que al que no logra ganarle en liga. Los aficionados del multifuncional estadio Metropolitano aguardan el entretiempo expectantes, por la gran cantidad de posibilidades que abarca este moderno templo de nuevo cuño.

Es el Wanda Metropolitano un flamante, espectacular, moderno y multifuncional estadio, pero todavía no logra igualar, ni acercarse, al ambiente del mítico Calderón, no consigue infundir el mismo respeto a los rivales, no ha llegado, ni mucho menos, a lograr la comunión que había en el Manzanares entre afición y equipo.
Echo de menos el viejo estadio, espero que el equipo no termine haciendo lo mismo.

La segunda parte comenzó con el Barça presionando arriba y haciéndose con el balón, llegando de manera cada vez más clara, intentaba el Atleti tirar contras, no era el día de Koke, Griezmann y Correa no se encontraban, Carrasco no lograba dar con la jugada definitiva.
El Barça cambió la banda derecha y metió a Deulofeu y Sergi Roberto, Luis Suárez empezaba a soltarse aprovechando el marcaje a Messi. En una de esas, regateó a Godín y su disparó lo repelió Oblak.
El Barça profundizaba cada vez más y provocó una falta cerca del área, que Messi lanzó con aspecto de gol y que se estrelló en el palo. La pulga cada vez se desataba más de su marcaje y una cásica jugada suya, cruzó el balón justo lo necesario para rozar el poste.
La nueva banda derecha hacía jugar a Suarez y un disparo suyo desde cerca, metiendo la punterita, lo detenía de nuevo Oblak.

El Atleti cada vez reculaba más, avasallado por el Barça, se mascullaba el gol en cada jugada. Una arrancada de Sergi Roberto, con la marca desdibujada de un siempre desdibujado Gaitán, siguió con un pase perfecto del canterano y cabezazo picadito del uruguayo a la red. Empataba el Barça y se frotaban las manos los prebostes del verdadero fútbol.

En su monólogo final, Messi dispuso de una falta que atajó perfectamente Oblak, que manera de blocar la del esloveno.

Se acabó el partido y por las reacciones de unos y otros, parece que el Barça ganó un punto y el Atleti perdió dos. Los censores de Simeone, desde entonces, no paran de afear su estilo, hay que ir a ganar, así no se va a ningún lado. Estaría bien que estudiaran a donde ha llevado a este equipo el estilo de Simeone y donde estaba el Atleti hace 7 años con entrenadores simpáticos y preciosistas.

Pero ahí está la grandeza del Cholo, ha convertido un empate en felicidad de los blaugranas y cabreo de los atléticos. Visto su nivel de exigencia, seguro que él tampoco acabó contento.

Anuncios

Written by eulogiogarate

octubre 16, 2017 at 1:27 am

Publicado en Fútbol

Tagged with , ,

Resurgir en la derrota

leave a comment »

Después de meses lamiéndose las heridas, de chispazos de ilusión por un cambio de juego que terminó por desmoronarse, de lamentos por los fichajes que no vinieron y que probablemente no vendrán hasta 2018, de partidos soporíferos donde a duras penas se sacaban resultados, el Atlético de Madrid se ha reencontrado en la eliminatoria contra el Barça.

El Atleti fue ayer eliminado de la Copa del Rey. En una eliminatoria donde fue netamente superior 3/4 partes de la misma y donde con una pizca de suerte se hubiese plantado en la final con todos los honores, más allá de la derrota, esta semifinal ha servido para que el equipo del Cholo termine de reencontrarse.

Y se ha reencontrado apelando a sus virtudes de siempre, presión, robo arriba, antipación y sobre todo, aunque suene a tópico, creer en sí mismos.

Salió el Atleti sin su capitán Gabi  sancionado y con Torres arriba. Gameiro y Correa esperaban su turno en el banquillo. En una gran primera media hora, el Atleti jugó en el campo del Barça, robaba y llegaba, Koke ejercía de maestro de ceremonias y Saúl se multiplicaba por todos los lados del campo. Los del Manzanares sorprendían una y otra vez al centro del campo del Barça que era incapaz de hacer su juego.

La tuvo Carrasco en uno de sus clásicos eslalon, recorte y tiro demasiado centrado con la derecha. Carrasco es un jugador que maravilló al final de la temporada pasada y al inicio de esta, pero que no termina de encontrar su sitio ni de pulir sus defectos. Le vendría bien combinar más y mirar más por el equipo, sin eso, con el Cholo, lo va a tener crudo.

Gaitán realizaba quizás el mayor despliegue físico de la temporada y el Atleti por fin volvía a ganar balones divididos y a anticiparse a los jugadores blaugranas.

Tuvo otra ocasión Koke que despejó Cillesen y se reclamó un penalty de Sergio Roberto a Torres, aunque el trencilla (gran palabra, algo olvidada) no estaba por la labor, quizás en el otro área.

Así pasó la primera media hora, mientras el Barça se recomponía y se sacudía la presión, al filo del descanso, Messi se deshacía por primera vez de Godín y se perfiló para disparar raso al costado derecho de Moyá, el meta repele y el rechace lo aprovecha Luís Suárez para poner el 1-0.

Sin duda, injusto resultado, el Atleti se iba al descanso después de hacer mucho más que su rival, un palo duro que podía pagar en la segunda parte.

Pero el Atleti no iba a dejar de creer. Salió con la misma convicción en la segunda parte, Koke y Saúl ejerciendo de panzers en el centro del campo y los laterales llegando hasta la línea de cal.

Gaitán pagaba su inusitado esfuerzo y dejaba su puesto a Correa. Godín notaba un pinchazo y el Cholo tenía que recurrir a Lucas después de una semana complicada para el francés. Lejos de menoscabar al equipo, los cambios dieron otro aire al Atleti. Correa desequilibraba una y otra vez por su banda, en los lugares que le gusta al borde del área, donde el regate hace daño de verdad.

Lucas, recibido con una sonora pitada, se sobreponía a todos sus problemas y daba otra muestra de saber estar impropias de un chaval de 20 años, supongo que no será mucho pedirle que también lo tenga fuera del campo.

Con Correa haciendo diabluras y el equipo cada vez más afianzado, llega la jugada clave de la eliminatoria, gran dejada de Carrasco al primer toque y definición fantástica de Griezmann. El linier levanat el banderín y se anula el gol, la posición era correcta igual que lo era la de suárez en el 1-0, pero por misterios de la vida ahora el juez de línea no tuvo tan buena vista.

El Barça se había quedado con 10 tras la enésima cabalgada de Filipe Luis que cortó Sergi Roberto con una fea entrada. El árbitro igualaría los efectivos tras un resbalón y entrada de Carrasco, 10 para 10 y poco tiempo para remontar. Pero el Atleti nunca se rindió, Correa seguía tirando de repertorio y Gameiro, que había entrado por Torres, forzaba un penalty bastante claro. El propio Gameiro se encargó de lanzarlo por encima del larguero, no estaría de más entrenar desde los 11 metros.

Messi dejaba temblando el larguero en una falta lejana que pudo sentenciar la eliminatoria.

A pesar de todo, el Atleti seguía a lo suyo, buena jugada por la derecha, Griezmann se queda sólo y cede a Gameiro el empate.

De ahí hasta el final poco se jugó, otra gran jugada de Correa que Griezmann no supo materializar. El Barça salía como podía a la contra y en esas Suárez también vio el camino de los vestuarios tras un manotazo a Koke.

Se pitó el final tras una jugada de Messi que cortó Filipe y ahí murió el partido.

El Barça aprovechó su primera parte del Calderón y a Messi para plantarse en la final.

El Atleti demostró que lo de la segunda parte de la ida no fue un arrebato y realizó un grandísimo partido que no tuvo su recompensa y que por momentos recordó a aquella maravillosa noche de Abril del 2014 en el Calderón donde eliminó al equipo culé, todo esto anima a pensar que el equipo va a ir para arriba, quizás la Liga está demasiado lejos, pero la Champions… ay la Champions.

Written by eulogiogarate

febrero 8, 2017 at 7:13 pm

Publicado en Fútbol

Tagged with , , , ,