El rincón del rojiblanco

Blog deportivo para hablar de fútbol, ciclismo y otros deportes

Archive for the ‘Fútbol’ Category

Contra el Barça, el estilo no se negocia

leave a comment »

El Atlético de Madrid empató ayer contra el Barça, en la primera visita del equipo culé al Metropolitano. Hubo tablas en un partido tremendamente mediatizado por la situación política del país, se llenó el Wanda (que dicen que ya no es tan rico) de banderas españolas por la visita del equipo catalán. Personalmente, me gustó mucho más el ambiente del día de la inauguración, con esa maravillosa inmensidad de banderas rojiblancas, cada uno tiene sus gustos.

Se repartieron los puntos rojiblancos y azulgranas en un partido típico del Atleti de Simeone contra los grandes, y este Barcelona de Valverde lo es. Inicio fulgurante del Atleti, ocasiones y gol, a partir del tanto, filas atrás, defensa y tratar de salir a la contra. Es paradójico que el Atleti, en la mejor época de su historia, ejecute de manera tan mediocre una de sus armas históricas, el contraataque. A partir de Enero se supone que eso cambiará. Al final el Barça se hizo con el partido y empató, como suele pasarle a Simeone en liga. Justo lo contrario de lo que pasa en Champions, donde el plan suele salirle a la perfección.

Salió el Atlético con su 11 de gala, sin 9 claro y con Correa en la delantera, tirando de experiencia después de la derrota ante el Chelsea,
con Gabi en lugar de Thomas.
Empezó el partido con una jugada de Messi, que estuvo a punto de provocar infartos en las gradas del flamante estadio. Un espejismo en la primera parte, ya que el Atleti se hizo con el partido, un robo de Correa, que asistió a Griezmann, terminó con un disparó del Principito que despejó muy bien Ter Stegen.
Una fantástica jugada de Griezmann, con caño incluido a Piqué, la detuvo Ter Stegen en una parada digna del mejor Barrufet.

Seguía el Atlético dominando, una jugada de las que gustan a los auténticos amantes del fútbol, de esas que al día siguiente se admiran en los medios por el gran número de pases realizados de un lado a otro del campo, acabó con un balón de Carrasco a Saúl, que disparó ajustadísimo al palo desde fuera del área y nada pudo hacer el buen portero blaugrana, estalló el espectacular nuevo feudo rojiblanco.

Es Saúl un jugador que no para de crecer, abarca una gran extensión de campo, tiene calidad individual y colectiva, sabe pasar, disparar y cabecear, realizó un gran partido en Roma y falló el 0-1 cuando el partido agonizaba.

Es además Saúl un jugador que gracias a todas esas cualidades, marca goles muy bonitos, y que parece que es famoso sólo por ello. Curiosamente, es un jugador que dicen está infravalorado, los mismos que dicen esto son los que hablan de otros jugadores cuando el alicantino realiza Champions y Europeos espectaculares.

El Atleti se adelantó y cerró filas, Saúl y Gabi se multiplicaban en la labor de frenar a Messi antes de llegar al área. Savic y Godín despejaban todo cuando el balón llegaba a ella. Frenado Messi, el Barça apelaba a Suárez y a lo que puede ofrecer Iniesta, muy poco para una primera parte que Oblak vivió plácidamente.

Llegó el descanso con el Atleti pareciéndose al que elimina al Barça de la Champions más que al que no logra ganarle en liga. Los aficionados del multifuncional estadio Metropolitano aguardan el entretiempo expectantes, por la gran cantidad de posibilidades que abarca este moderno templo de nuevo cuño.

Es el Wanda Metropolitano un flamante, espectacular, moderno y multifuncional estadio, pero todavía no logra igualar, ni acercarse, al ambiente del mítico Calderón, no consigue infundir el mismo respeto a los rivales, no ha llegado, ni mucho menos, a lograr la comunión que había en el Manzanares entre afición y equipo.
Echo de menos el viejo estadio, espero que el equipo no termine haciendo lo mismo.

La segunda parte comenzó con el Barça presionando arriba y haciéndose con el balón, llegando de manera cada vez más clara, intentaba el Atleti tirar contras, no era el día de Koke, Griezmann y Correa no se encontraban, Carrasco no lograba dar con la jugada definitiva.
El Barça cambió la banda derecha y metió a Deulofeu y Sergi Roberto, Luis Suárez empezaba a soltarse aprovechando el marcaje a Messi. En una de esas, regateó a Godín y su disparó lo repelió Oblak.
El Barça profundizaba cada vez más y provocó una falta cerca del área, que Messi lanzó con aspecto de gol y que se estrelló en el palo. La pulga cada vez se desataba más de su marcaje y una cásica jugada suya, cruzó el balón justo lo necesario para rozar el poste.
La nueva banda derecha hacía jugar a Suarez y un disparo suyo desde cerca, metiendo la punterita, lo detenía de nuevo Oblak.

El Atleti cada vez reculaba más, avasallado por el Barça, se mascullaba el gol en cada jugada. Una arrancada de Sergi Roberto, con la marca desdibujada de un siempre desdibujado Gaitán, siguió con un pase perfecto del canterano y cabezazo picadito del uruguayo a la red. Empataba el Barça y se frotaban las manos los prebostes del verdadero fútbol.

En su monólogo final, Messi dispuso de una falta que atajó perfectamente Oblak, que manera de blocar la del esloveno.

Se acabó el partido y por las reacciones de unos y otros, parece que el Barça ganó un punto y el Atleti perdió dos. Los censores de Simeone, desde entonces, no paran de afear su estilo, hay que ir a ganar, así no se va a ningún lado. Estaría bien que estudiaran a donde ha llevado a este equipo el estilo de Simeone y donde estaba el Atleti hace 7 años con entrenadores simpáticos y preciosistas.

Pero ahí está la grandeza del Cholo, ha convertido un empate en felicidad de los blaugranas y cabreo de los atléticos. Visto su nivel de exigencia, seguro que él tampoco acabó contento.

Anuncios

Written by eulogiogarate

octubre 16, 2017 at 1:27 am

Publicado en Fútbol

Tagged with , ,

Un acto de fe

leave a comment »

Parecía que todo estaba preparado. Noche lluviosa y desapacible, gradas a medio poblar y una temporada sin la brillantez de las anteriores. El Atlético de Madrid parecía tenerlo todo perdido y muchos trataban de volver a enterrarlo, muchos están deseando que termine este ciclo, tendrán que esperar a mejor ocasión. El Atleti volvió a resurgir, está vez en la victoria, ganó el partido en 3 minutos cuando parecía imposible. El equipo rojiblanco sigue con su acto de fe tras su eliminatoria copera y no se dio por vencido por más que todo pareciera ir en contra. Sigue en la lucha en la zona alta de la tabla y no se da por vencido.

Salía el Atlético de Madrid bajo la lluvia con Gabi y Lucas en el 11, el capitán volvía para apuntalar el centro del campo y Lucas suplía la lesión de Godín. Comentábamos en la anterior entrada el buen partido de Lucas en el Camp Nou tras una difícil semana, el domingo volvía a realizar una demostración de aplomo y carácter, a pesar de alguna indecisión, Lucas cumplió perfectamente con su papel, como ha hecho siempre desde que debutó con la rojiblanca, incluido aquel partido de semis contra el Bayern donde se doctoró como gran central. A ese saber estar ayer sumó otras virtudes, la garra y las ganas de ganar, se puede convertir en un central de época si pule algunos defectos y sobre todo su comportamiento fuera del campo.

Empezaba mal la noche para el Atleti, a poco de empezar el partido el Celta botaba un corner, despejaba mal Moyá y Cabral hacía el 1-0. Esta siendo Moyá un gran fichaje para el Atleti, llegó con dudas, tras una mala experiencia en Valencia y con la difícil misión de hacer olvidar a Courtais y allanar el camino de un inexperto Oblak. Cumplió con creces hasta su lesión, desde entonces Oblak agarró la titularidad para no soltarla. Entonces esperó paciente su ocasión y ha rendido de manera magnífica en su papel de portero suplente, uno de los más difíciles en el mundo del fútbol. Una pena que este error empañe su desempeño, es lo que tiene ser portero.

Acusó el Atleti el gol, merodeaba la línea de tres cuartos pero no profundizaba. Hasta que apareció Torres, el eterno Torres volvía a su carnaval particular de Febrero. El niño Torres, al que algunos atléticos (no muchos) querían empaquetar a China, recibió un balón, lo controló, se le quedó a media altura, y de espaldas, dibujó una chilena maravillosa. Una parábola lejos del alcance de Sergio y de cualquier otro portero que hubiese defendido esa portería. Torres se volvía a reivindicar ante todo el mundo, los que nunca lo quisieron y los que últimamente habían dejado de creer en él. Y estalló el Calderón, un estadio que celebra los goles de su ídolo de una manera especial, una afición que se frotaba los ojos de felicidad al ver que uno de los mejores de la Liga lo había metido Fernando Torres,  una de las mayores leyendas rojiblancas.

Se desató el Atleti, se encontraban Koke y Saúl, Torres se peleaba con todo defensa celeste que saliera a su camino, Griezmann y Carrasco buscaban resquicios en el bien armado equipo vigués.

Tras una internada de Juanfran y Koke por la banda derecha, Carrasco era trabado en el área. Penalty tan riguroso como clara fue la caída de Torres unos minutos antes. Carrasco, que está pasando un momento difícil, se adueñó del balón para lanzar desde los 11 metros. Pero Torres tirando de jerarquía le dijo que era para él. Lanzó al travesaño y aumentó el desasosiego en el Calderón y la carnaza para sus detractores.

El Celta devolvía el golpe y Jozabed mandaba un buen chut al poste, el partido se convertía en un correcalles, lejos de los cánones del juego del Atleti del Cholo y más cerca del tipo de juego del Celta. En una contra muy bien llevada por Griezmann, Carrasco disparaba muy centrado y Sergio lo repelía.

Se llegaba al descanso con empate y con la sensación de haber dejado escapar la oportunidad de encarrilar el partido.

Seguía intentándolo el Atleti en la reanudación aunque sin tanta claridad, el equipo empezaba a descoserse y el Celta se estiraba. El Cholo intentaba darle más aire al equipo con la entrada de Correa por Carrasco, pero unas molestias de Saúl deshacían el cambio y era el canterano el sustituido, un giro de guión, como en Matchpoint cuando Woody Allen decidía el destino del final de la película haciendo el símil con una pelota de tenis que al dar en la red, cae en el lado correcto.

Guidetti tiraba una contra a las nubes cuando lo mejor lo tenía para marcar, respiraba el Calderón. La segunda contra, magníficamente llevada por el Celta si acababa dentro, el delantero sueco volvía a marcar en el Calderón. En este momento los agoreros vendían al equipo, al entrenador y al Mono Burgos, a Indi y a la fiel afición colchonera, incluso algunos querían vender el estadio y el escudo, de hecho ya lo han hecho.

Con 10 minutos por delante, el Atleti lejos de tirar por la heroíca empezó a jugar, Gameiro reemplazaba a Torres y Correa, como ya hizo en el partido del Camp Nou, empezaba a tirar regates, paredes y centros por todo el frente de ataque.

Carrasco volvía a tirar al muñeco, el run run del Manzanares, empezaba a rondarle. a Carrasco le pesa su gran calidad, que hace que todo el mundo espere mucho más de él, y le pesa sobre todo su individualismo. Pero como hemos comentado antes, el guión le tenía reservado un papel principal. Un cabezazo de Lucas era despejado por la defensa a la frontal del área. Allí el belga, a la manera de un actor de la nouvelle vague francesa, interpretaba una gran y elegante volea que se alojaba en las redes de la portería del fondo norte. Yanick marcaba el empate y se reconciliaba con la afición, con su partido y con él mismo. Jugador más que válido para este Atleti.

Quedaban 5 minutos pero el Atleti sólo necesitó 2 más. Otra jugada de Correa por la derecha, dejada de Gameiro y gol de Griezmann, remontada completada, alegría en la afición y Gameiro se desquitaba de la clarísima ocasión que había tenido poco antes. Simeone corría a celebrarlo con los jugadores. El muerto volvía del hoyo y se devolvían las flores a la funeraria. El Atleti sigue vivo y le queda lo mejor de la temporada, ahora viene la eliminatoria del Leverkusen, donde tendrán que seguir teniendo la misma fe.

 

 

Written by eulogiogarate

febrero 15, 2017 at 7:08 pm

Publicado en Fútbol

Tagged with , , , ,

Resurgir en la derrota

leave a comment »

Después de meses lamiéndose las heridas, de chispazos de ilusión por un cambio de juego que terminó por desmoronarse, de lamentos por los fichajes que no vinieron y que probablemente no vendrán hasta 2018, de partidos soporíferos donde a duras penas se sacaban resultados, el Atlético de Madrid se ha reencontrado en la eliminatoria contra el Barça.

El Atleti fue ayer eliminado de la Copa del Rey. En una eliminatoria donde fue netamente superior 3/4 partes de la misma y donde con una pizca de suerte se hubiese plantado en la final con todos los honores, más allá de la derrota, esta semifinal ha servido para que el equipo del Cholo termine de reencontrarse.

Y se ha reencontrado apelando a sus virtudes de siempre, presión, robo arriba, antipación y sobre todo, aunque suene a tópico, creer en sí mismos.

Salió el Atleti sin su capitán Gabi  sancionado y con Torres arriba. Gameiro y Correa esperaban su turno en el banquillo. En una gran primera media hora, el Atleti jugó en el campo del Barça, robaba y llegaba, Koke ejercía de maestro de ceremonias y Saúl se multiplicaba por todos los lados del campo. Los del Manzanares sorprendían una y otra vez al centro del campo del Barça que era incapaz de hacer su juego.

La tuvo Carrasco en uno de sus clásicos eslalon, recorte y tiro demasiado centrado con la derecha. Carrasco es un jugador que maravilló al final de la temporada pasada y al inicio de esta, pero que no termina de encontrar su sitio ni de pulir sus defectos. Le vendría bien combinar más y mirar más por el equipo, sin eso, con el Cholo, lo va a tener crudo.

Gaitán realizaba quizás el mayor despliegue físico de la temporada y el Atleti por fin volvía a ganar balones divididos y a anticiparse a los jugadores blaugranas.

Tuvo otra ocasión Koke que despejó Cillesen y se reclamó un penalty de Sergio Roberto a Torres, aunque el trencilla (gran palabra, algo olvidada) no estaba por la labor, quizás en el otro área.

Así pasó la primera media hora, mientras el Barça se recomponía y se sacudía la presión, al filo del descanso, Messi se deshacía por primera vez de Godín y se perfiló para disparar raso al costado derecho de Moyá, el meta repele y el rechace lo aprovecha Luís Suárez para poner el 1-0.

Sin duda, injusto resultado, el Atleti se iba al descanso después de hacer mucho más que su rival, un palo duro que podía pagar en la segunda parte.

Pero el Atleti no iba a dejar de creer. Salió con la misma convicción en la segunda parte, Koke y Saúl ejerciendo de panzers en el centro del campo y los laterales llegando hasta la línea de cal.

Gaitán pagaba su inusitado esfuerzo y dejaba su puesto a Correa. Godín notaba un pinchazo y el Cholo tenía que recurrir a Lucas después de una semana complicada para el francés. Lejos de menoscabar al equipo, los cambios dieron otro aire al Atleti. Correa desequilibraba una y otra vez por su banda, en los lugares que le gusta al borde del área, donde el regate hace daño de verdad.

Lucas, recibido con una sonora pitada, se sobreponía a todos sus problemas y daba otra muestra de saber estar impropias de un chaval de 20 años, supongo que no será mucho pedirle que también lo tenga fuera del campo.

Con Correa haciendo diabluras y el equipo cada vez más afianzado, llega la jugada clave de la eliminatoria, gran dejada de Carrasco al primer toque y definición fantástica de Griezmann. El linier levanat el banderín y se anula el gol, la posición era correcta igual que lo era la de suárez en el 1-0, pero por misterios de la vida ahora el juez de línea no tuvo tan buena vista.

El Barça se había quedado con 10 tras la enésima cabalgada de Filipe Luis que cortó Sergi Roberto con una fea entrada. El árbitro igualaría los efectivos tras un resbalón y entrada de Carrasco, 10 para 10 y poco tiempo para remontar. Pero el Atleti nunca se rindió, Correa seguía tirando de repertorio y Gameiro, que había entrado por Torres, forzaba un penalty bastante claro. El propio Gameiro se encargó de lanzarlo por encima del larguero, no estaría de más entrenar desde los 11 metros.

Messi dejaba temblando el larguero en una falta lejana que pudo sentenciar la eliminatoria.

A pesar de todo, el Atleti seguía a lo suyo, buena jugada por la derecha, Griezmann se queda sólo y cede a Gameiro el empate.

De ahí hasta el final poco se jugó, otra gran jugada de Correa que Griezmann no supo materializar. El Barça salía como podía a la contra y en esas Suárez también vio el camino de los vestuarios tras un manotazo a Koke.

Se pitó el final tras una jugada de Messi que cortó Filipe y ahí murió el partido.

El Barça aprovechó su primera parte del Calderón y a Messi para plantarse en la final.

El Atleti demostró que lo de la segunda parte de la ida no fue un arrebato y realizó un grandísimo partido que no tuvo su recompensa y que por momentos recordó a aquella maravillosa noche de Abril del 2014 en el Calderón donde eliminó al equipo culé, todo esto anima a pensar que el equipo va a ir para arriba, quizás la Liga está demasiado lejos, pero la Champions… ay la Champions.

Written by eulogiogarate

febrero 8, 2017 at 7:13 pm

Publicado en Fútbol

Tagged with , , , ,

Ingenua insolencia

leave a comment »

960424-15760982-640-360

El Atlético de Madrid ha ganado esta noche en su estadio al Espanyol por 1-0, de esta manera, ya son 13 partidos ganados de 13 jugados en casa esta liga, unos números inmaculados como local que evidencian el romance de este equipo con su hinchada y con su estadio. En un partido duro por parte de los dos equipos, el Atleti ha logrado los 3 puntos a pesar de jugar una parte con 10 jugadores, agarrado sobre todo a un gran Diego Costa, un jugador que se está convirtiendo en la gran revelación de la liga y en el jugador más importante de un Atleti que se resiste a abandonar la segunda posición y que sigue con números de record.

Saltaba el Atleti al césped del estadio de la orilla del Manzanares con su equipo de gala, tras haber quedado eliminado el jueves frente al Rubin Kazan en una competición que no se ha tomado tan en serio como el año pasado, lo que ha genrado debate entre la prensa y afición atlética, entre la que hay gente a la que no ha gustado que no se tome en serio una competición que tantas alegrías le ha dado. Saltaba el Atleti a recibir a un Espanyol más amigable que nunca, con jugadores que forman parte de la historia reciente de la entidad y que dejaron gran recuerdo como Simao, o no tan buenos como Petrov y Capdevila, y con un entrenador que estuvo un tiempo en la casa, Javier Aguirre, que más allá de los gustos por sus métodos, demostró honradez y consiguió resultados en el Atleti, un hombre que siempre podrá volver con la cabeza alta al Calderón.

Comenzó el partido y swe barruntaba que se iba a ver Atleti de todo el año, mucha presión, buena defensa y el ataque decantado hacia su lado izquierdo, pero sobre todo, juego directo y la aparición una y otra vez de Diego Costa. El brasileño, al que quisieron convertir desde muchos sectores de la prensa en un jugador provocador, malencarado y sucio, está completando una grandísima campaña, desde su figura de ingenua insolencia, está sabiendo canalizar toda su garra y carácter en bien del equipo. El equipo lo buscaba una y otra vez, convencido que siempre llegaría, que sus carreras siempre serían beneficiosas para el equipo, su desequibrio rompió al Espanyol durante todo el partido. En una jugada sin aparente peligro, una prolongación de Falcao con la cabeza en la que la defensa del Espanyol tenía mucha ventaja, se convirtió en ocasión por la fé y rapidez de Diego Costa, que sacandole 10 metros en 11 al defensa logró llegar y sólo la falta de Casilla abortó la ocasión de gol.

Con un Falcao espeso en la primera parte y un Arda gris, en la línea de sus últimos partidos, todo se fiaba a las apariciones de Costa, que durante los primeros 45 minutos forzó dos amarillas, en otra dejada de Falcao Costa metió la directa hacia la porteria y Hector Moreno cometía penalty, saldado con una discutida amarilla ya que Diego Costa se quedaba sólo ante el portero. El penalty lo anotó con su habitual sobriedad Radamel Falcao, marcando su gol 21 en liga. Dos corners botados fenomenalmente por Koke y peinados por Tiago supusieron la otra vía de peligro del equipo colchonero, el portero espanyolista se mostró muy seguro y las jugadas no cristalizaron, del Espanyol hubo pocas noticias durante la primera parte, sólo Sergio García jugando entre líneas logró llevar algo de intranquilidad a la defensa atlética.

Con el partido controlado y el árbitro a punto de mandar a los jugadores al vestuario, una acción de Gabi se convertía en una estricta segunda tarjeta amarilla, más viendo el criterio del árbitro a la hora de no expulsar a Moreno. Con el sabor agridulce de la victoria pero sabiendo que habría que jugar la segunda parte con 10, jugadores se llegó al descanso.

En la reanudación, lejos de ver a un equipo miedoso y encerrado atrás para aguantar el resultado, como podría haberse hecho hace relativamente poco tiempo, el Atleti salió a morder más si cabe, Arda retrasó algo su posición y consiguió entonarse, aunque rozó la expulsión en una jugada bastante más clara que la de Gabi, el Atleti salía con peligro liderado por su ingenuo insolente, Diego Costa volvía a desequilibrar y sus galopadas hacían daño de verdad, sólo podía ser parado en faltas el que es el jugador que más faltas sufre por minuto de toda la liga. A su exhibición se unió Falcao, que logró leer el partido mejor que nadie, descolgándose del área y dandole respiro al equipo cuando Diego Costa daba síntomas de cansancio. Simeone quiso equilibrar al equipo tras la expulsión sacando a Mario de compañero de un gran Tiago por un Koke que no tuvo una de sus mejores tardes. El Atleti con 10 seguía dominando el partido, del Espanyol poco o nada se sabía a pesar de su superioridad, Sergio García seguía siendo el único jugador que daba algo de sentido al juego, tampoco ayudaron los cambios, ni Longo ni un Petrov desdibujado lograron inquietar a un algo inseguro pero cada vez más valiente Courtais.

Una internada de Diego Costa por la izquierda zafándose de cuantos defensas le salieron al paso, era culminada con un centro al que Falcao no pudo llegar en el que pudo ser el 2-0, Falcao recibía un servicio de Arda pero su regate se le fue largo y fue atrapado por un Casilla muy atento durante toda la noche. El Espanyol tenía algo más la pelota pero apenas creaba peligro, sólo una mala salida por alto de Courtais inquietaba a la parroquia rojiblanca. Salió el Cebolla por Arda y Raúl García por un Diego Costa despedido con honores por una afición agradecidísima por partido y por su temporada. Le dio tiempo a Falcao para, en otro gran movimiento de delantero, aprovechar una dejada de Arda con la cabeza para plantarse sólo delante de Casilla, su vaselina la intuyó Casilla que no se venció y logró atajar la pelota. El Cebolla aprovechaba un pasillo de la defensa pero su disparo no fue bueno.

En los últimos minutos, el Espanyol apenas lo intentó a balón parado, el Atleti, animado por una afición jaleada por Simeone, en un gesto que se está haciendo característico en los últimos minutos del Calderón, terminaba el partido en el área rival jugando con 10, con incontables combinaciones de Falcao, Mario y Raúl García, un disparo de éste último salía cerca del poste.

El árbitro pitaba el final y el Atleti sigue con su increíble record en el Calderón, el tercer puesto parece que está asegurado, el segundo sigue siendo un sueño y el liderato una quimera viendo el curriculum del Barça en esta liga. El equipo rojiblanco sueña esta semana con alcanzar la final de la Copa del Rey, una final de campanillas frente a uno de los mastodontes del fútbol español, donde el Atleti puede lograr otra afrenta de las que estaba acostumbrado hace años a realizar y que ya quedan en el recuerdo, una final contra Madrid o Barça en lucha por romper el duopolio. Antes queda una durísima prueba en un campo caliente y donde se ha creado una gran rivalidad (en algunas ocasiones malsana). Un partido que pondrá a prueba a este equipo, pero el Atleti ha sabido saber sobrellevar este tipo de ambientes, hay que confiar en él, y menos cuando un jugador en el estado de gracia de diego Costa, ese adorable ingenuo insolente, está de tu lado.

Written by eulogiogarate

febrero 24, 2013 at 11:48 pm

Publicado en Fútbol

Tagged with , , , ,

La decisión se toma en Sevilla

leave a comment »

El Atlético de Madrid ha ganado 2-1 al Sevilla en el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey, un partido en el que debió ganar por un resultado más claro, aunque hubiera momentos donde se temió por no irse con ventaja a la ciudad hispalense, un partido donde el Atlético jugó como toda la temporada en el Calderón, pero donde le faltó la contundencia de su killer, reservado en previsión de males mayores, un resultado que se antoja corto por los méritos cosechados pero que invitan al optimismo de cara a llegar a la final.

El Atleti salió al césped del Manzanares y se encontró con un rival duro, que nada tuvo que ver con el de liga, el cambio de entrenador y la copa como único asidero a donde agarrarse, prevenían al conjunto rojiblanco de que no iba a ser un partido fácil. Emery leyó bien el partido y puso un centro del campo rocoso, con Maduro, Kondogbia y Medel. El chileno es ese típico jugador que todos los equipos quisieran tener, duro, correoso, solidario, un jugador que se multiplica y estrecha el campo al equipo rival. Un jugador que no pudo estar con el Sevilla en el Calderón en liga, cosa que el Atleti agradeció. Empezó el Atleti atacando y presionando como casi siempre, Gabi mordía y contagiaba al equipo que ve en su compromiso y entrega un ejemplo por el que superarse, el equipo es otro con él. Durante la primera media hora apenas había espacios en el campo y los dos equipos perdían la pelota con facilidad. El Atleti comandado por Gabi jugaba la opción del robo, contragolpe y ocasión, en una jugada muy bien trenzada por Gabi y Adrián, Koke, más flojo de lo habitual esta noche, disparaba blandito hacia el guardameta de emergencia Beto.

Arda intentaba desembarazarse de la dureza sevillista, y cuando lo conseguía el Atleti veía la luz, más cuando empezaron a verse destellos del Adrián de la temporada pasada, un pase perfecto de Arda era para controlado maravillasamente por el asturiano, que después de irse de la defensa mandó el balón a la grada. El Atleti apretaba al final de la primera parte, una gran jugada por la banda derecha entre Adrián y Juanfran no era rematada por muy poco por un siempre luchador Diego Costa. Al filo del descanso, un precioso pase de Gabi dejaba sólo a Diego Costa que lo cruzaba demasiado ante Beto. Del Sevilla pocas noticias en ataque, solamente un disparo lejano de Negredo que Courtais despejó bien a corner. El resultado era de empate pero la sensación era que el Atleti había merecido mucho más.

Al poco de la reanudación, una pelota pelota peleada por Diego Costa terminaba con una clara mano de Spahic, penalty, segunda tarjeta amarilla y sensación de camino despejado, otra vez Diego Costa y su lucha desequilibraban el partido. El brasileño transformaba el penalty y parecía encarrilar la eliminatoria para el equipo rojiblanco. Pero al contrario de lo que lleva sucediendo toda la temporada, el Atleti dejó resquicios al equipo visitante, y en una de esas, Navas dejaba sólo a Negredo que levantaba suavemente la pelota ante la salida de Courtais, Godín en su escorzo por sacar la pelota le dio a la pelota con la mano, penalty y roja muy rigurosa. Negredo marcaba y el partido quedaba igualado en goles y expulsiones. El Atleti acusó el golpe, el Cholo dio entrada al Cata Díaz por Koke para recomponer la defensa, el Atleti seguía grogui y Simeone introdujo a su revulsivo talismán, el Cebolla Rodríguez entraba por un Adrián que se dejó la magia en el vestuario en la segunda parte. El equipo rojiblanco quiso salir del dominio sevillista, el Cebolla intentaba desbordar y aunque Diego Costa tenía síntoma de cansancio, el Atleti elaboró una jugada con el Cebolla de protagonista que terminó en mano clara de Fernando Navarro. Diego Costa volvía a adelantar al Atleti y hacía justicia en el marcador. El Sevilla seguía dominando, Navas volvía a aparecer, pero la defensa se mostraba robusta y no dejó ninguna ocasión más. Agazapado atrás, el Atleti volvió a aprovechar un error sevillista, Arda dejaba la pelota a Diego Costa que era derribado por Fernando Navarro cuando se dirigía sólo a puerta, roja directa y el Sevilla se quedaba con 9. El Atleti lo intentó con uno más, un disparo del Cebolla que paró bien Beto y una mano de Fazio en el área que Ayza no quiso ver fueron las oportunidades que le quedaban en la recámara, el Sevilla dio por bueno el resultado y el Atleti no tenía fuerzas para más.

Por caprichos del calendario de los jugadores y de la federación, la vuelta no será hasta dentro de un mes, se espera la vuelta de Falcao en un partido que será de armas tomar, con un ambiente caldeado en contra y una meta ilusionante, volver a jugar la final de la Copa del Rey, esta vez contra uno de los mastodontes, el resultado es corto pero favorable, el Atleti ha desmotrado que en estas situaciones se puede confiar en él.

Written by eulogiogarate

febrero 1, 2013 at 12:40 am

Publicado en Fútbol

Tagged with , , ,

El sueño se desvanece

leave a comment »

El Atlético de Madrid ha perdido por 4-1 en su visita al Camp Nou. El Atleti llegaba a la ciudad condal con el propósito de dar un golpe a la liga y pasar de candidato casual a candidato firme a la lucha por el título. Pero la derrota le pone a 9 puntos de un equipo que no parece tener ganas de aflojar y que va camino de batir todos los records de la liga, demasiado quizá para una escuadra bien armada, bien entrenada, pero que, simplemente, no puede competir con este mastodonte que consigue 46 puntos de 48.

Avisaba el Cholo a sus jugadores antes de su visita a Barcelona de que no podían dejar la mala imagen y el mal juego que mostraron en el Bernabeu, la afición merecía algo más que lo que ofrecieron en el estadio de Chamartin. Era una oportunidad única para redimirse, visita al campo del líder, escenario de campanillas y lentejuelas para mostrar que este equipo es algo más que un simple animador de la liga.

Nada más iniciarse el partido los jugadores rojiblancos dieron síntomas de haber entendido el mensaje. Crearon una tela de araña en la zona de elaboración del Barça de hasta 5 hombres, Diego Costa bajaba para tapar a Busquets y Messi era desconectado totalmente de sus compañeros en una tarea labrada a la perfección por Mario y Gabi. El Atleti presionaba la salida del balón, Diego Costa llegaba a todo y entre él y Koke sacaban las contras con mucho peligro. Koke, escorado a la derecha, ponía un preciso centro que Falcao, desafiando la ley de su infalibilidad cabeceaba al palo. No fue el único aviso. Un saque de falta sacado con celeridad por Gabi, dejaba a sólo a Falcao con metros por delante, su último control hizo que llegara forzado a un remate que cruzó demasiado. El Atleti asustaba y dominaba en un campo dónde el anfitrión no suele sacar aperitivos ni dejar pasar al baño a sus invitados. A la tercera fue la vencida, el Atleti se metió hasta la cocina, enésimo robo de Diego Costa, que estaba manejando el partido como quería, pase a Falcao que tras un gran desmarque pone rumbo hacia la portería y pone el balón en la red picando la pelota de manera exquisita a Valdés. en una definición de crack mundial.

El Atleti se ponía por delante dejando un poso de equipo grande y perfectamente trabajado. El todopoderoso Barça no había pisado el área contraria, Messi estaba desparecido, el Barça tenía la posesión pero el Atleti estaba comodísimo en el campo. Hasta que una internada de Adriano por la derecha terminaba con una parábola a la escuadra ante la que nada pudo hacer Courtais. El Barça marcaba en su primer disparo a puerta en el minuto 37, el Barça ponía las tablas en el marcador a pesar de seguir sin pisar el área atlética.

Al filo del descanso, una tremenda indecisión de la defensa atlética y un mal despeje de Juanfran en mala posición tras un corner, ponían en bandeja un balón a Busquets que el de Badía resolvía con gran sangre fría. Al Barça no le hizo falta fútbol preciosista ni paredes imposibles para ponerse por delante, ni siquiera le hizo falta una pizca del talento de Messi. Para colmo, Filipe Luis se lesionaba y tenía que dejar el terreno de juego al descanso. El sueño se convirtió en pesadilla en apenas 8 minutos.

En esa manía tan de moda de personalizar en figuras y no en colectivos, en destacar al jugador, y no al equipo, el partido se presentaba en todos los medios como un duelo entre Messi y Falcao, los dos máximos goleadores de la liga y cara visible de ambos equipos. Falcao le había ganado la partida a Messi en la primera parte, pero se iba por detrás. En el fútbol son muy importantes los detalles y en la primera parte casi todos sonrieron al Barça.

Salió el Atleti tras el descanso sin haberse recuperado del golpe moral recibido al final del primer tiempo, al que se le unió el bajón físico de un equipo que lo había dado todo y que se enfrentaba al eterno rondo blaugrana en el que sin fuerzas te conviertes en un espectador a pie de campo. El juego del Atleti requiere de mucho despliegue físico y se hace muy difícil cuando el equipo contrario no te deja ver el esférico. Salió el Cata Díaz por Filipe, se situó en el lateral derecho pasando a Juanfran al izquierdo, movimiento que quizás se repita el viernes contra el Celta aunque es probable que el Cholo le dé la alternativa al joven Manquillo. El Cata estuvo muy blando en un balón dividido que perdió con Alexis Sánchez, el chileno vio a Messi desligarse de unos perseguidores habituales ya algo cansados, el argentino apareció en el partido para cerrarlo, un disparo depositado con dulzura a la base del palo izquierdo, fuera del alcance de Courtais, se convertía en el 3-1.

El Atleti, tal y como le pasó en el Bernabeu se quedó sin fuelle, alguna incursión de Juanfran o algún balón parado fueron las únicas noticias que se tuvieron de los rojiblancos en la segunda parte. Mientras el Barça con el partido en su terreno, dominaba a placer y daba la sensación de no querer hacer mucha sangre, Iniesta y Busquets seguían con su melodía particular. Quiso cambiar algo el Cholo metiendo a Adrián por Mario y a Tiago por un desfondado Diego Costa, pero el Atleti fuera del partido seguía sin dar con la tecla.

Messi puso la puntilla en una inexplicable pérdida de Godín que quiso dejar un taconazo para la galería en las postrimerías del partido y que supuso el 4-1. La pulga apenas apareció en el partido y se fue con dos goles, es lo que tienen este tipo de jugadores.

El Atleti encontró en el pitido final un asidero al que agarrarse, el sueño había durado 30 minutos pero se desvaneció en un zurdazo impresionante de Adriano. De nada sirvió su buena disposición y su trabajo en la primera parte. Dos bocados bastaron a los azulgrana para llevar el partido donde querían y dominar a placer a un rival que les puso las cosas difíciles.

El Atleti tiene el viernes su último partido de un año fantástico. Un partido que debe ganar y volver a demostrar que las derrotas ya no le hacen el daño de años atrás y que no es el equipo pusilánime que se achicaba al primer revés. El equipo rojiblanco debe seguir en la senda trazada durante todo el año, la recompensa puede ser una primera vuelta increíble, con una proyección de puntos como hace tiempo no veía. A pesar de desvanecerse el improbable sueño de la liga, tiene motivos para seguir creciendo como equipo.

Written by eulogiogarate

diciembre 16, 2012 at 11:51 pm

La voracidad de un 9

leave a comment »

falcao 5 depor

Después de un mes y medio donde Radamel Falcao sólo había marcado un gol (y de penalty), el colombiano ha batido el record de goles en un partido de un jugador del Atlético de Madrid. Falcao le ha marcado 5 goles al Deportivo en la victoria por 6-0 del equipo rojiblanco frente al equipo gallego. 5 goles de todas las facturas, mano a mano, trallazo desde fuera del área, penalty, de cabeza y tras recorte en el área. Radamel Falcao se reencuentra con el gol tras un periodo en el que algunos (pocos) empezaban a dudar de calidad como referente mundial y se apagaban los ecos que lo situaban en el podium del firmamento futbolístico junto a Messi y Cristiano Ronaldo. Un período donde se han acabado las tournés televisivas y los rumores de inminente fichaje por el otro equipo de la capital, que cual niño rico con todos los caprichos, también quiere el camión reluciente del que disfruta el vecino de abajo y con el que es feliz jugando junto a su batallón de soldados efectivos y leales.

Tras esta proeza de Falcao, no dudo que volverán las tertulias con su fichaje como tema principal, el colombiano volverá a ser objeto de deseo y el presidente del Atleti será feliz siendo entrevistado una y otra vez, alimentando el debate y dejando al Cholo que defienda el sólo a sus jugadores y a su club, como hace tiempo nadie hacía.

Volvía el Atlético de Madrid a su estadio, tras pasar un mala semana lejos de su feudo, donde perdió el derby en liga y un cervecero equipo checo le había arrebatado el primer lugar en su grupo de la Europa League. Algunos habían puesto ya el grito en el cielo y otros barruntaban el enésimo descalabro atlético, impacientes o quizás nerviosos cuando ven que un equipo que no había sido invitado al baile por la lucha de la liga, sigue estando arriba y realizando números de escándalo.

Salió el Atleti a su campo con el 11 descansado, de los que empezaron el partido sólo Juanfran y Diego Costa habían sido titulares entre semana, el brasileño, tras una semana siendo protagonista por sus piques con la defensa merengue (su injusta expulsión entre semana no creo que le importara a mucha gente), volvía a ser titular, Simeone lo defendía en la previa y Costa jugó como lo hizo la semana anterior, al nivel de deportividad de sus rivales, aunque a éstos, no se le haya afeado ninguna conducta. No fue ejemplar el comportamiento de Costa en el partido frente al Madrid, pero ésto no justifica el linchamiento del que ha sido objeto. Jugó bien Diego Costa y se afianza cada vez más como titular. Volvió Filipe Luis tras su preventiva ausencia en el derby, el Cholo exprime sus recursos al máximo, prefería dejarlo descansar que mandarlo a una guerra donde lo más probable es que se fuera de vacío. La estabilidad de una temporada frente a la posible victoria en un partido, aunque este fuera importante, ésta parece ser la filosofía del Cholo y la que le está dando resultados.

Empezó el Atlético algo dubitativo y al tran tran, el Deportivo se hacía con la pelota aunque su poca calidad arriba le impedía rematar. El Atleti estaba gris e impreciso, sólo los desmarques de Diego Costa y una arrancada de Godín ponían el peligro en el área gallega. En una de las jugadas del brasileño, nació el corner del primer gol. Koke botaba al segundo palo y Diego Costa marcaba de cabeza ante la media salida de Aranzubia. El Atleti tras marcar se encontraba en su escenario preferido, le dio campo al rival e intentaba salir a la contra. El eterno Valerón ponía el susto en la grada tras rematar de cabeza al palo después de un preciso servicio de Riki. no se volvió a ver al Depor en todo el partido, el Atleti tocaba arrebato.

Los colchoneros por delante en el marcador y con el contrario buscando el empate, se volvía peligroso en cada contra y en cada robo de balón, los corners deportivistas eran el inicio de cabalgadas atléticas hacia el arco contrario. Corriendo por 3 carriles los jugadores atléticos buscaban la portería rival en el más histórico estilo del club. En una de éstas, Koke puso un balón preciso a Falcao, que al borde del fuera de juego, se internó en el área y cruzó la pelota a las mallas poniendo el 2-0. Koke, tras un pequeño bache, se vuelve a hacer con la titularidad, completo partido el de Koke que simboliza como nadie el juego del Atleti, presión y llegada no exenta de calidad, nunca será un jugador exquisito, pero sí un jugador útil y efectivo, su progresión este año es evidente. Un saque de banda sacado rápidamente se convertía en gol tras un cañonazo del tigre desde fuera del área. El Atleti llegaba al descanso ganando 3-0 sin aparente esfuerzo, Falcao volvía a ver puerta y la fatigosa semana parecía que iba a terminar bien.

Empezó la segunda parte y el Atleti seguía con su presión asfixiante, la línea de medios la ejecutaba de manera impecable y cada pérdida deportivista suponía peligro para una defensa blanda y completamente superada. Filipe y Arda intentaban crecer por su banda a la manera de otros partidos en el Calderón, pero era Juanfran el que ponía un balón desde la derecha, Roderick rechazaba mal y hacía penalty a Falcao, que lo transformaba en su tercer gol de la tarde, el balón ya era suyo. Salió Adrián por un Diego Costa ovacionado por la grada, del asturiano fue la jugada del quinto gol, pase a Arda que intenta una vaselina, Aranzubia toca y Falcao remacha a la red al estilo de los delanteros antiguos, entrando con todo y marcando sobre la línea, sin miedo a una posible patada en el despeje del defensa. Se calmaba el Atlético, salían Raúl García y Manquillo por Arda y Filipe Luis, aún dio tiempo para el sexto gol, Falcao recortaba en el área y con la voracidad de los delanteros puros ponía el quinto de su cuenta particular. El colombiano convertía en gol todo lo que tocaba y dejaba atrás posibles sequías y malas rachas.

Como decíamos, Falcao marcó goles de todos los colores, su precisión y potencia le hacen el mejor delantero del mundo en este momento, su manera de percutir sobre las defensas hacen que ningún equipo esté tranquilo cuando se enfrenta a él. Es un jugador que necesita muy poco para marcar, cualquier balón que cae en sus inmediaciones es sinónimo de peligro, su voracidad no tiene límites. Con estos 5 goles se confirma como jugador de élite y como decíamos al principio, volverá a ser comidilla en todas las tertulias futboleras.

No quiso hacer más sangre el Atleti a un rival flojo e inocente, el Atleti resolvía su compromiso mostrando las mismas armas que le han llevado hasta donde está, poca creación y peligro en juego directo y contras, un delantero total que envía a las mallas casi todo lo que recoge y una segunda línea rápida y agresiva. El Atleti sigue sendo en liga con 37 puntos de 45 posibles, la semana que viene le espera el líder de la liga, un partido dónde el Atleti puede meterse de lleno en su quimérica lucha por la liga. De todas maneras, la liga es larga y es muy difícil seguir la estela de un Barça que lo gana todo. Durante la temporada habrá lesiones, sanciones e inconvenientes, y este ritmo, con esta plantilla, será difícil de mantener, pero mientras, permítannos seguir soñando.

Written by eulogiogarate

diciembre 9, 2012 at 10:23 pm